Domingo 20/04/2014 | Actualizado 0:02 h

Un juez afirma que la crisis no puede ser “patente de corso” para suprimir derechos laborales

Eduardo Rojo / Granada / 10 ago 2013 2

La crisis no puede ser “patente de corso” para suprimir derechos laborales. Lo dice una reciente sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de Granada, que ha tumbado las pretensiones del gobierno de la Diputación Provincial (PP) de suspender de manera unilateral los acuerdos pactados en el convenio colectivo para el personal laboral. La resolución judicial, que ha sido recurrida por la Diputación, tiene su origen en una demanda de los sindicatos CCOO y UGT en contra del acuerdo de la institución provincial que suspendía varias cláusulas del convenio colectivo.

En su resolución, el juez afirma que la suspensión de los acuerdos del convenio colectivo es una medida excepcional “en la que debe concurrir una causa grave de interés público”. “El que exista una deficitaria situación presupuestaria no permite sin más dejar de aplicar todo aquello que se quiera del convenio colectivo”, indica la sentencia. El juez, además, reprocha a la Diputación que en el expediente administrativo que aprobó el pleno para recortar derechos laborales no consten “qué medidas se han adoptado para corregir la situación deficitaria” de la institución “y que no correspondan en exclusiva a sacrificios que deban realizar los trabajadores”.

El magistrado entiende que debe valorarse “la conducta general de la administración a la hora de efectuar recortes en unas partidas o en otras o a la hora de afrontar nuevos compromisos de gasto a la vez que se recorta en derechos salariales”. Con ello, el juez viene a afirmar que no puede recaer todo el peso de los recortes exclusivamente sobre las espaldas de los trabajadores. “Es preciso que” la administración “justifique de modo suficiente la medida y su alcance”, subraya la resolución en la que el juez asegura que la pretensión del gobierno de la Diputación de recortar derechos salariales y sociales de los trabajadores por la situación de déficit, “algo común a la mayor parte de las administraciones de este país”, supondría “dejar sin efecto todas las previsiones económicas de un convenio, lo cual no es admisible”.

DOS SENTENCIAS MÁS

Esta no es la única sentencia que tumba acuerdos del gobierno de la Diputación de Granada en contra de los derechos de los trabajadores. En las últimas semanas, dos sentencias han dado la razón a los trabajadores frente a la decisión del equipo de gobierno que ha querido hacer recaer las medidas de ajuste presupuestario sobre los empleados públicos exclusivamente. Las  secciones sindicales de UGT y CCOO de la Diputación han reclamado al equipo de gobierno “la reposición y aplicación de los derechos arrebatados” de manera unilateral sin establecer vías de negociación con los representantes de los trabajadores.

El grupo provincial socialista ha exigido al equipo popular de la institución que acate las dos sentencias de los juzgados de lo social de Granada y reponga los legítimos derechos laborales y sociales suprimidos. Según el PSOE, por primera vez en la historia reciente de la Diputación, un gobierno, unilateralmente, sin acuerdo con los representantes de los trabajadores, adopta decisiones para recortar sus derechos laborales y sociales. “Lo  han hecho basándose en una causa grave de interés público, aplicando las leyes que el Gobierno central ha aprobado”, ha indicado el diputado provincial socialista Manuel Megías. El representante socialista ha acusado al gobierno provincial de hacer caso omiso a los argumentos del juez al recurrir las sentencias, anteponiendo así sus intereses ideológicos a los derechos de los trabajadores.

  • fra

    La mayoría de de ibéricos no leerán ni se enterarán de que también hay jueces justos, que necesitan el apoyo social para seguir siendo JUSTOS. Lo peor es que casi todos pasamos porque: “es lo que hay, ¿Qué se puede hacer?” IBERIA es un gran aprisco lleno de “borregos”, controlados por “mastines adiestrados” en las aulas de la deshumanizada economía. Hasta que el rebaño se convierta en “jauría” ¡paciencia!
    Soy de la TIERRA, mi patria el UNIVERSO, mi bandera el FIRMAMENTO.

  • ajusticiado

    no me creo nada de este señor. no se moja cuando tiene que sentenciar contra una empresa que represalia a sus trabajadores por su filiación sindical